sábado, 3 de marzo de 2007

a 2 patas



El otro día leí al Punset y me dejó un pelin cuajao, total que dice el tío que los “humanos” somos bígamos debido a que pasamos en su día de estar de cuatro a dos patas (maldita evolución de las especies). Por lo visto al intentar ponernos de pié, al antiguo homínido se le fueron estrechando las caderas, lo que provocó que a las hembras, a parte de empezar a sufrir dolor en el parto, daban a luz a cabezones inmaduros… no como las cebras y demás mamíferos, que en cuanto nacen ya saben correr y hacer logaritmos. Esto llevó a que las féminas humanas tuvieran que buscarse un machote (muy bruto, con mucho pelo y despistado) para que fuera que los protegiera a ella y al retoño, aparte de buscar alimento (y no precisamente al Mercadona)… ¡y así nació la bigamia!.
Yo ya sabía que las caderas de las mujeres daban mucho juego, pero no creía que tanto, joder. O sea, que si al homo-loquesea no se le hubiera ocurrido ponerse de pié, ahora estaríamos con varias chatis a la vez y no atados a una sola moza de por vida… esto trae varias conclusiones:

- al estar a cuatro patas sería más fácil encontrarse esas monedas que nadie vería estando esbelto y mirando escaparates.
- seguramente compartiríamos la costumbre de los perros de conocernos oliéndonos el culo (la biología y la evolución se encargaría de que fuera la mar de agradable).
- el mercado inmobiliario estaría rebosante de beneficios ya que en un bloque se haría el doble de plantas, y no haría falta que los techos estuviesen tan altos como ahora.
- Habría más igualdad de género, ya que tanto hombres como mujeres meariamos levantando la pata, y no como ahora que nosotros lo hacemos de pié y ellas sentadas.
- tendríamos que estar más atentos por si algún desalmado con intenciones funestas nos hiciera un siete en el tubo de escape.
- claro que esto de estar con varias mujeres se lo reservamos a los metrosexuales a cuatro patas o a algún lama con mucha paciencia, porque los demás seguro que no estaríamos para atender las atenciones de tanta fémina… a quien vamos a engañar, si con una ya nos cuesta tirar palante.

1 comentarios:

Josapo dijo...

Bueno todo es una teoria eh!. La realidad se ve diariamente desde el tiempo que nos pusimos a mear de pié, no existe homo ya sea erectus o "sapiens" que no se folle todo lo que se mueva. La prueba la tenemos en los miles de metros de celuloide ahora digitalizados de pelis ya sean porno o no y los cientos de miles de bastardetes, una peli mu curiosa "padre padrone" no os acordais lo de las gallinas???. Yo mismo ya he experimentado con un melon caliente ¡FANTASTICO! ni el conejo rampante ese os lo recomiendo.